14 de mayo de 2015

ARQUITECTURA DEL CAOS - PARTE 3

Para cerrar el artículo [Arquine, No. 10, diciembre de 1999] Montaner expone la influencia que “El pliegue” publicado en 1988 por Gilles Deleuze, ha tenido en la arquitectura:

Deleuze analiza el pensamiento de Leibniz y el arte del barroco: las infinitas geometrías del pliegue. Frente a la frialdad de la razón cartesiana, que confunde la distinción entre las partes con la posibilidad de su separabilidad, las teorías de Leibniz y las formas del barroco gozan de la ubicuidad de lo viviente, de la aproximación entre la máquina y el organismo. El mundo, los seres vivos y las cosas están totalmente conformados por pliegues: "el mundo es infinitamente cavernoso". La teoría de los pliegues se acerca a lo imprevisible y vivo de la naturaleza, al puro acontecimiento, a la condición contemporánea en la que "la fluctuación de la norma sustituye a la permanencia de una ley".

Las formas de Miguel Ángel, Bernini y Borromini se basan en las curvas y pliegues, formas cóncavas y convexas, en inflexiones y tensiones en espacios de dimensiones mínimas". 

Éxtasis de Santa Teresa
Éxtasis de Santa Teresa | Gian Lorenzo Bernini
"Los esquemas caligráficos y las pinturas abstractas de Paul Klee desvelan las pautas de unas formas de inflexión, concavidad y pliegue que nos permiten interpretar la esencia de la naturaleza y del alma. El pliegue posee la misma lógica que la naturaleza y los movimientos geológicos de la tectónica de placas. Las teorías del pliegue y de los fractales tienen en común el análisis de las formas desordenadas y complejas del universo”.


Angelus Novus
Angelus Novus | Paul Klee


Aquí Montaner vuelve a colocar a Peter Eisenman como claro ejemplo de la aplicación de estos conceptos, “mediante el proyecto del Max Reinhardt Haus, en Berlín (1992), a la manera de antimonumento, y como perversión y desestabilización de los ingenuos y puros rascacielos de vidrio que propuso Mies van der Rohe, Eisenman propone un edificio-masa, vertical y poli funcional, doblado sobre sí mismo, que surge del cruce de distintos paradigmas de la física: la fragmentación, el caos, el pliegue y las geometrías fractales”.

Max Reinhardt Haus
Max Reinhardt Haus | Peter Eisenman
En la arquitectura del pliegue, mediante el forjado que se curva y se transforma en muro, se confunde lo horizontal con lo verticalLa auténtica fachada es la sección. En estas arquitecturas, lo sublime de la fragmentación se convierte en celebración del caos, un caos que algunos intentan taxonomizar estableciendo repertorios de "folies" y legitimar mediante términos críticos relacionados con la condición de la fragmentación que eclosiona en un universo de caos: limites, violencia, placer, esquizofrenia, transgresión, desviación, locura, discontinuidad, dislocación, disyunción y ruptura. Son conceptos y mecanismos que [Bernard] Tshumi aplica a la arquitectura”.

Parc de la Villette
Parc de la Villette | Bernard Tschumi
Terminal Maritima de Yokohama | FOA
Educatorium de Utrecht
Educatorium de Utrecht | OMA, Rem Koolhaas
“El acercamiento al caos aporta la experiencia contemporánea de lo sublime. La belleza clásica es superada por la belleza convulsa y violentada que ya propugnaban dadaístas y surrealistas, las arquitecturas convencionales son superadas por las arquitecturas inestables y dinámicas”.

Casi para finalizar Montaner apunta la aportación que la obra de Daniel Libeskind hace con el museo judío en Berlín, “se constituye como espacio interior de la ausencia, siguiendo una forma de línea-fuerza en zigzag, plegada, con muros llenos de hendiduras que, como con los "tajos" de Lucio Fontana, producen unas dramáticas entradas de luz. Expresa la fuerza de la línea plegada y de las formas abstractas. La forma es la expresión de drama social, con la tensión de la línea quebrada y la angustia del vacío”.


Museo Judio de Berlin
Museo Judio de Berlin | Daniel Libeskind
Lucio Fontana
Lucio Fontana
Por ultimo Montaner enfatiza la labor que John Hejduk hace con su trabajo, “ha intentado traspasar a la arquitectura las virtualidades espaciales de la pintura de Mondrian y von Doesburg, intentando promover entre los arquitectos una nueva imaginación, de riesgo y puesta en crisis de lo convencional”.

Wall House II
Wall House II | John Hejduk