11 de mayo de 2015

ARQUITECTURA DEL CAOS - PARTE 1

Josep Maria Montaner escribe en un artículo de la revista Arquine, No. 10, diciembre de 1999 que dentro de una unidad, de un todo, de un sistema, “Un grado mayor de complejidad y desorden de los fragmentos conduce al caos” y que “la más  mínima fluctuación puede provocar cambios importantes en toda la estructura” (del sistema, del todo o la unidad).


Efecto Mariposa [Modelo Atractor de Lorenz]
Efecto Mariposa [Modelo Atractor de Lorenz] | Segunda Ley del Caos
Montaner define y marca algunas características del caos tales como que:
  • Es la impredictibilidad de los sistemas.
  • Se manifiesta cuando los sistemas físicos estables explicables según las leyes de Newton se desestabilizan y desobedecen a su propio orden.
  • Es la forma extrema del desorden que se da en la naturaleza, un caos que está más allá de lo cognoscible y conceptualizable, y, en el cerebro, más allá de la aspiración a establecer continuamente órdenes.
  • Se opone al orden y está radicado en aquel inmenso espacio de lo indecible, inexpresable y enigmático, lo que, según Ludwig Wittgenstein no puede ser formulado: "Lo que siquiera puede ser dicho, puede ser dicho claramente, y de lo que no se puede hablar hay que callar" - Ludwig Wittgenstein, Tractatus Logico-Philosophicus”.
  • Esta más allá de los límites del lenguaje, es decir, de los límites de nuestro propio mundo.

El concepto de caos está presente desde el pensamiento de los Dadaístas hasta la filosofía postestructuralista, pasando por los expresionistas abstractos en el arte,  y viéndose reflejado en la arquitectura en los “Clusters" de Alison y Peter Smithson, y en las “Geometrías fractales”, permitiendo un acercamiento a la ausencia de estructuras, a la impredictibilidad de los sistemas, al desorden y por lo tanto al caos.

Clusters
Clusters | Alison y Peter Smithson
"La ciencia daría toda la unidad racional a la que aspira a cambio de poder explorar un trocito del caos" - Gilles Deleuze, Félix Guattari, "Del caos al cerebro, ¿Que es la filosofía?

Desde la visión de Montaner “la posibilidad del caos, se produce en un mundo en el que predomina la indeterminación, en un universo en el que... el futuro no está escrito... se produce en un mundo que acepta el vértigo de lo impredecible, lo inmensurable y lo infinito.

Tomando como base la Segunda Ley de la Termodinámica:

“En un sistema termodinámico cerrado (es decir, no intercambia ni masa ni energía con el medio externo) todos los procesos transcurren en el sentido del aumento de la entropía (incertidumbre, perdida de información, de orden, el caos)”

Montaner explica que “En la evolución del universo hacia el desequilibrio predominan la degradación y el desorden. Carácter seductor, un camino arriesgado de aproximación. Y agrega que “...el uso de la computadora aplicada al proyecto arquitectónico ha reducido el terreno de lo inmensurable y lo inimaginable... Empiezan a hacerse evidentes formas arquitectónicas dinámicas, fluidas, cinemáticas, estructuradas en las triangulaciones y
geometrizaciones de la computadora, que han potenciado los nuevos métodos de representación y de creación... En síntesis los nuevos sistemas de representación virtual están influyendo en la creación de formas reales.

Como ejemplo Montaner pone a Peter Eisenman y su pensamiento, basado en un antifuncionalismo, un antihumanismo y la atopía, conceptos que potenciados a través de las referencias de prototipos y modelos de Le Corbusier, Mies y Terragni, busca la superación de lo analítico formal y de lo analítico funcional, busca lo híper-analítico.

Denkmal für die ermordeten Juden Europas
Denkmal für die ermordeten Juden Europas | Peter Eisenman
Esta forma de pensar de Peter Eisenman es un viaje de influencias, empezando en el conceptualismo plástico de Robert Morris y Joseph Kosuth, atravesando por la gramática generativista de Noam Chomsky, hasta llegar a las Influencias postestructuralistas de Michel Foucault, Jean Baudrillard, Jacques Derrida y Gilles Deleuze, al final del viaje solo quedara el rechazo de la bella obra acabada.

Como influencias arquitectónicas trascendentales dentro de la obra de Eisenman, Montaner señala dos importantes, “el mecanismo formalista de la obra de Louis Kahn” y “el formalismo analítico de Colin Rowe, basado en la expresión de invariantes geométricas”. Ambas permiten a Eisenman llegar a una “sistemática destrucción del espacio doméstico tradicional” reflejada en proyectos tales como la Casa II y la Casa X.


House X
House X | Peter Eisenman
Montaner señala que la “Casa X, se plantea como perversión y critica radical al esquema de la Casa Domino de Le Corbusier”, y hace la siguiente confrontación colocando a la Casa Domino como “antropocéntrica y abierta hacia el horizonte. Tiene una estructura espacial horizontal y un carácter central. Es para un sujeto ideal, libre y feliz, que pretende controlar el territorio”, mientras que la Casa X aparece “fragmentada en formas laberínticas y pone en duda el mundo antropocéntrico. Tiene una estructura de visión vertical y un carácter suburbano. Es para un sujeto pos moderno y problemático, prisionero en un mundo irremediablemente escindido y caótico”.

Y es la Casa del Fascio, de Giuseppe Terragni, la que resume mejor los conceptos de Peter Eisenman, apunta Montaner. Al aparentar ser una obra unitaria, racionalista y cubica, Eisenman logra demostrar como en realidad “está basada en la disyunción, el desplazamiento, la dislocación y la fragmentación”.

En su ensayo “El fin de lo clásico” de 1984, Peter Eisenman plantea “la crisis definitiva de la representación del lenguaje, la verdad de la ciencia, y el sentido de la historia”. Sobre el trabajo de Eisenman, Montaner concluye “En su teoría y su obra, siempre quiere mostrar las crisis, no elude los problemas y desvela los conflictos sin caer nunca en el pensamiento consolador de las soluciones, de los lugares idealizados, de la precisión constructiva que maravilla o del contenido metafórico”.

Por ultimo Montaner expone a otros “malabaristas del caos”, tales como Elisabeth Diller y Ricardo Scofidio, con su exposición "Para-site" en el MoMA de New York.