12 de septiembre de 2013

LAS NOCHES ESTRELLADAS DE VAN GOGH


DESCRIPCION DE LA OBRA

Un cielo nocturno con grandes tonos azulados, iluminado en el centro e impregnado de pequeñas estrellas amarillas esparcidas sobre este. En el horizonte se distinguen destellos de un poblado, una ciudad viviendo en el horario de la noche. Un rio corre a las orillas de la ciudad llenando de reflejos la superficie del agua. Una serie de embarcaciones flotando sobre el agua. Una pareja de pie a la orilla del rio. Estos son los elementos primordiales que conforman la obra…

CONTEXTO

Vincent Van Gogh nació un día de marzo en 1853, el mismo día en el que un año antes había nacido muerto un niño con el mismo nombre en su familia. Así lleno de tanto misterio fue su nacimiento como su vida misma. De niño fue tímido y retraído y aun cuando fue nacido en una familia llena de tradiciones familiares y religiosas, Van Gogh siempre busco durante su vida darle un significado a esta misma.

Cuando por fin encontró su vocación como pintor, como artista, el movimiento impresionista de la época se encontraba en pleno desarrollo en Paris. Dicho movimiento reflejaba una clara oposición con la escuela tradicional de pintura, pues rechazaba los temas abordados por los estilos anteriores así como las técnicas empleadas y los cánones utilizados hasta ese momento. Los impresionistas buscaban reflejar lo cotidiano de la vida moderna de esa época, concentrándose en presentar escenarios que no fueran estrictamente una representación formal de la realidad, pues concebían que la realidad misma estaba llena de matices, sombras y reflejos.

La vida de Van Gogh se llenaría con toda esta serie de influencias del impresionismo y su acercamiento con artistas de la época lo llevaría a adentrarse cada vez más en el mundo de la pintura. Reflejando en cada pincelada situaciones que ocurrían propiamente en su vida, desde sus decepciones amorosas hasta el deterioro de su salud mental, que lo llevaría a dispararse y provocaría su muerte hacia el año de 1890. 

Ese era el contexto en el que se desarrollo la obra de Van Gogh, una época de cambios en el mundo y por supuesto en el de la pintura. La obra de Van Gogh se ve envuelta en estos cambios y va forjándose poco a poco, hasta adquirir un propio lenguaje que más adelante se denominaría como postimpresionismo o mejor aún, como expresionismo. 

Van Gogh pinta “Noche estrellada sobre el Ródano” hacia 1888, dos años antes de su muerte… 

INTERPRETACION

Noche estrellada sobre el Ródano, no solo refleja un hermoso cielo nocturno y la tranquilidad de la ciudad sobre la superficie del agua, sino también aquel gran don que tenía el artista que lo realizo. Cada pincelada sobre el lienzo trasmite tranquilidad, esa tranquilidad que es representada por el agua misma del Ródano. 

Una noche serena, donde las luces de la ciudad anuncian que hay vida más allá. Y se tienen como espectadores una pareja al borde del rio, y sobre ellos nos podríamos hacer la siguiente pregunta, ¿somos nosotros quienes observamos la obra?, o es más bien aquella pareja, la que nos observa y tal vez ríe de nosotros al quedar admirados por esta obra. 

Los reflejos presentan tonos muy vivos, intensos, para dejar claro que existe una clara relación entre el cielo y el agua, una especie de lucha por dejar su presencia y hacerse notar. Tanto el cielo estrellado busca hacerse notar como el agua del rio que juega con los reflejos de las luces de la ciudad. Y como espectadores de esta lucha se encuentran los botes a la orilla del rio y una pareja. 

Van Gogh sufrió grandes desamores a lo largo de su vida, y en su búsqueda del amor tal vez podríamos decir que trata de representar aquel anhelo por tener a alguien con quien compartir tan hermoso escenario. 

Dos amantes escondiéndose en la orilla del rio, al lado de las embarcaciones, contemplando aquella belleza, disfrutando haberse encontrado para poder llegar a ese punto. 

Está claro que dentro de la oscuridad que acompaña a la noche siempre podremos disfrutar de pequeños destellos de luz que nos iluminan no solo en el exterior, sino en el interior de nosotros mismos, permitiendo que de vez en cuando nos deleitemos con la belleza que existe en la naturaleza. 

Cada reflejo expuesto sobre el agua es como un pequeño destello de lucidez dentro de toda la locura que tal vez podría haber desarrollado Van Gogh, esos destellos quieren hacernos saber que dentro de la noche se encuentra un hombre atormentado en su vida y que busca una salida a través de la luz. 

No hay trazos limpios que nos definan las formas en la obra, pero eso es lo que hace que nos acerquemos a este momento y nos deje imaginar cómo fue concebida, el momento en que Vincent Van Gogh se encontró con esta imagen y a través de sus ojos llego a su cabeza, generando una idea, y posteriormente plasmándola en la obra, el momento cuando le dio algo de su vida a la noche… 

RASGO DE SEMEJANZA

Cuando nos acercamos a esta obra, no podíamos imaginar todo lo que estaba detrás, todo por lo que pasó en su vida Van Gogh para plasmar no solo en esta obra, sino en muchas más, una pequeña muestra de su gran talento. 

Si bien no fue un artista que logro la fama y el reconocimiento en su momento, pues no era lo que buscaba, sino mas bien el placer que le generaba pintar, y conociendo que pasaba por grandes problemas con su estado mental, nunca imagino el gran aporte que su obra dejaría al mundo de la pintura. 

Van Gogh sufrió por amores no correspondidos, ya sea por una u otra razón siempre busco plasmar en su obra y en sus acciones algo que hiciera parteaguas, que no permitiera llevarlo a caerse, y este punto en particular encontramos gran semejanza con el artista, pues sabemos que la pareja ideal es aquella que se deja envolver por nosotros y a la vez que nos deja envolvernos a nosotros. 

En su vida Van Gogh no logro convertirse en predicador como era su objetivo, pues su destino le aguardaba un lugar importante dentro de los grandes artistas del mundo de la pintura de fines del siglo XIX. Así pues podemos nosotros mismos podemos decir que no sabemos lo que el destino nos aguarda, pero sabemos que si luchamos por aquello que queremos y lo hacemos con gusto, encontraremos un lugar también en este gran circulo interminable que llamamos vida. 

Vivimos en un mundo donde los artistas no son vistos con buenos ojos, pues generalmente se les tacha de estar llenos de excentricidades, de ser diferentes al mundo homogéneo que nos rodea. Pero es ahí donde los artistas encontramos el placer por la vida, el no hacer las mismas cosas, siempre en la búsqueda de algo que nos maraville y que nos abra los ojos a otros mundo, donde encontremos riquezas que nadie más haya visto, y que con gusto mostraremos a aquellos que nos permitan mostrárselas. 

El cambio en la mentalidad del mundo puede no verse reflejado de inmediato, pero si podemos seguir creyendo que el arte nos puede ayudar a tener un lugar mejor, que puede impulsar a más gente para hacer mejor las cosa, entonces seguiremos intentando ser raros y diferentes como dicen. 

Van Gogh era un artista, que en su vida no vendió algún cuadro, pintaba por el simple placer de pintar, de relajarse y encontrarse a si mismo dentro del arte, lo que le importaba era la obra, no el fruto. Como artistas debemos desarrollarnos de esta forma, crear, llenarnos de ideas, y trascender mediante esas ideas y esas creaciones. 

Muchas veces nos hemos preguntado si lo que hacemos será recordado por alguien más cuando ya no estemos en este mundo, y generalmente nos respondemos que tal vez no importe, pues mientras exista alguien que nos recuerde no estaremos muertos del todo…