14 de mayo de 2015

ARQUITECTURA DEL CAOS - PARTE 3

Para cerrar el artículo [Arquine, No. 10, diciembre de 1999] Montaner expone la influencia que “El pliegue” publicado en 1988 por Gilles Deleuze, ha tenido en la arquitectura:

Deleuze analiza el pensamiento de Leibniz y el arte del barroco: las infinitas geometrías del pliegue. Frente a la frialdad de la razón cartesiana, que confunde la distinción entre las partes con la posibilidad de su separabilidad, las teorías de Leibniz y las formas del barroco gozan de la ubicuidad de lo viviente, de la aproximación entre la máquina y el organismo. El mundo, los seres vivos y las cosas están totalmente conformados por pliegues: "el mundo es infinitamente cavernoso". La teoría de los pliegues se acerca a lo imprevisible y vivo de la naturaleza, al puro acontecimiento, a la condición contemporánea en la que "la fluctuación de la norma sustituye a la permanencia de una ley".

Las formas de Miguel Ángel, Bernini y Borromini se basan en las curvas y pliegues, formas cóncavas y convexas, en inflexiones y tensiones en espacios de dimensiones mínimas". 

Éxtasis de Santa Teresa
Éxtasis de Santa Teresa | Gian Lorenzo Bernini
"Los esquemas caligráficos y las pinturas abstractas de Paul Klee desvelan las pautas de unas formas de inflexión, concavidad y pliegue que nos permiten interpretar la esencia de la naturaleza y del alma. El pliegue posee la misma lógica que la naturaleza y los movimientos geológicos de la tectónica de placas. Las teorías del pliegue y de los fractales tienen en común el análisis de las formas desordenadas y complejas del universo”.


Angelus Novus
Angelus Novus | Paul Klee


Aquí Montaner vuelve a colocar a Peter Eisenman como claro ejemplo de la aplicación de estos conceptos, “mediante el proyecto del Max Reinhardt Haus, en Berlín (1992), a la manera de antimonumento, y como perversión y desestabilización de los ingenuos y puros rascacielos de vidrio que propuso Mies van der Rohe, Eisenman propone un edificio-masa, vertical y poli funcional, doblado sobre sí mismo, que surge del cruce de distintos paradigmas de la física: la fragmentación, el caos, el pliegue y las geometrías fractales”.

Max Reinhardt Haus
Max Reinhardt Haus | Peter Eisenman
En la arquitectura del pliegue, mediante el forjado que se curva y se transforma en muro, se confunde lo horizontal con lo verticalLa auténtica fachada es la sección. En estas arquitecturas, lo sublime de la fragmentación se convierte en celebración del caos, un caos que algunos intentan taxonomizar estableciendo repertorios de "folies" y legitimar mediante términos críticos relacionados con la condición de la fragmentación que eclosiona en un universo de caos: limites, violencia, placer, esquizofrenia, transgresión, desviación, locura, discontinuidad, dislocación, disyunción y ruptura. Son conceptos y mecanismos que [Bernard] Tshumi aplica a la arquitectura”.

Parc de la Villette
Parc de la Villette | Bernard Tschumi
Terminal Maritima de Yokohama | FOA
Educatorium de Utrecht
Educatorium de Utrecht | OMA, Rem Koolhaas
“El acercamiento al caos aporta la experiencia contemporánea de lo sublime. La belleza clásica es superada por la belleza convulsa y violentada que ya propugnaban dadaístas y surrealistas, las arquitecturas convencionales son superadas por las arquitecturas inestables y dinámicas”.

Casi para finalizar Montaner apunta la aportación que la obra de Daniel Libeskind hace con el museo judío en Berlín, “se constituye como espacio interior de la ausencia, siguiendo una forma de línea-fuerza en zigzag, plegada, con muros llenos de hendiduras que, como con los "tajos" de Lucio Fontana, producen unas dramáticas entradas de luz. Expresa la fuerza de la línea plegada y de las formas abstractas. La forma es la expresión de drama social, con la tensión de la línea quebrada y la angustia del vacío”.


Museo Judio de Berlin
Museo Judio de Berlin | Daniel Libeskind
Lucio Fontana
Lucio Fontana
Por ultimo Montaner enfatiza la labor que John Hejduk hace con su trabajo, “ha intentado traspasar a la arquitectura las virtualidades espaciales de la pintura de Mondrian y von Doesburg, intentando promover entre los arquitectos una nueva imaginación, de riesgo y puesta en crisis de lo convencional”.

Wall House II
Wall House II | John Hejduk

12 de mayo de 2015

ARQUITECTURA DEL CAOS - PARTE 2

Continuando con la siguiente parte del articulo [Arquine, No. 10, diciembre de 1999] Montaner menciona el trabajo desarrollado por Benoît Mandelbrot, “las geometrías fractales formuladas por Benoît Mandelbrot en 1975 constituyen la aportación más crucial para representar y crear cualquier tipo de objeto natural o artificial: son una manera de geometrizar el caos de las formas naturales, de iluminar el desorden, midiéndolo, representándolo y domesticándolo. A finales del siglo XX se presenta la posibilidad de conciliar lo caótico y orgánico con lo ordenado y geométrico.”

Geometrias Fractales
Romanescos | Geometrias Fractales
Como apunta Montaner “Mandelbrot recupero teorías fragmentarias ya existentes en un nuevo paradigma científico. La teoría de los objetos fractales parte del concepto latín de "fractus" -que significa interrumpido o irregular en construcciones naturales dominadas por el azar- y estudia especialmente los estadios intermedios entre las dimensiones enteras, es decir, 0 del punto, 1 de la línea, 2 del plano y 3 del volumen, lo que podemos denominar dimensiones fractales”.

Dicha teoría parte de dos principios fundamentales:
  • El carácter fragmentado e irregular de la naturaleza.
  • La exploración de las dimensiones que no son las enteras de la línea, el plano y el volumen.

En base  a estos principios “Mandelbrot demuestra que los objetos irregulares, interrumpidos o fragmentados de la naturaleza pueden ser geometrizados y reducidos a una ley formal fractal que se va repitiendo hasta el infinito. La propiedad distintiva de los fractales radica que en su estructura es invariante en todas las escalas, una parte posee la misma topología que el todo. Es lo que se denomina "Homotecia interna", un concepto similar al de "scaling", iteración y autosemejanza. Al mismo tiempo las leyes de las que se parte son las estocásticas del azar, como las curvas brownianas de ebullición o las turbulencias. El caos de la naturaleza se afronta con las herramientas de las matemáticas y la geometría. Por la repetición y cambio de escala de un fragmento se llega a la forma general del todo. En la disciplina de los fractales no se distingue intencionalmente entre la teoría (conjuntos matemáticos) y la realidad (objetos naturales). Teoría y objetos tienen el mismo nombre de fractales”.

Sección de un conjunto de Mandelbrot
Sección de un conjunto de Mandelbrot | Benoit Mandelbrot
Las formas ramificadas o en "clúster" revelan estrategias fractales de la naturaleza para desarrollar la manera más idónea de ocupar el espacio, de llenar el vacío. Geometrías fractales que conservan la misma forma arborescente a cualquier escala y tamaño”.

Jardin Botanico de Barcelona
Jardin Botanico de Barcelona | Ferrater, Canosa, Figueras, Pedrola, Bossy
Montaner expone como ejemplo de aplicación de estos conceptos el jardín botánico de Barcelona [Carlos Ferrater, Josep Lluís Canosa, Beth Figueras, Joan Pedrola y Arthur Bossy, 1989-1999] pues “ha partido plenamente de las nuevas posibilidades planteadas por las geometrías fractales. Se ajusta al lugar de la manera más lógica y adecuada, bella y sugerente, humana y natural”.

Jardin Botanico de Barcelona
Jardin Botanico de Barcelona | Ferrater, Canosa, Figueras, Pedrola, Bossy

11 de mayo de 2015

ARQUITECTURA DEL CAOS - PARTE 1

Josep Maria Montaner escribe en un artículo de la revista Arquine, No. 10, diciembre de 1999 que dentro de una unidad, de un todo, de un sistema, “Un grado mayor de complejidad y desorden de los fragmentos conduce al caos” y que “la más  mínima fluctuación puede provocar cambios importantes en toda la estructura” (del sistema, del todo o la unidad).


Efecto Mariposa [Modelo Atractor de Lorenz]
Efecto Mariposa [Modelo Atractor de Lorenz] | Segunda Ley del Caos
Montaner define y marca algunas características del caos tales como que:
  • Es la impredictibilidad de los sistemas.
  • Se manifiesta cuando los sistemas físicos estables explicables según las leyes de Newton se desestabilizan y desobedecen a su propio orden.
  • Es la forma extrema del desorden que se da en la naturaleza, un caos que está más allá de lo cognoscible y conceptualizable, y, en el cerebro, más allá de la aspiración a establecer continuamente órdenes.
  • Se opone al orden y está radicado en aquel inmenso espacio de lo indecible, inexpresable y enigmático, lo que, según Ludwig Wittgenstein no puede ser formulado: "Lo que siquiera puede ser dicho, puede ser dicho claramente, y de lo que no se puede hablar hay que callar" - Ludwig Wittgenstein, Tractatus Logico-Philosophicus”.
  • Esta más allá de los límites del lenguaje, es decir, de los límites de nuestro propio mundo.

El concepto de caos está presente desde el pensamiento de los Dadaístas hasta la filosofía postestructuralista, pasando por los expresionistas abstractos en el arte,  y viéndose reflejado en la arquitectura en los “Clusters" de Alison y Peter Smithson, y en las “Geometrías fractales”, permitiendo un acercamiento a la ausencia de estructuras, a la impredictibilidad de los sistemas, al desorden y por lo tanto al caos.

Clusters
Clusters | Alison y Peter Smithson
"La ciencia daría toda la unidad racional a la que aspira a cambio de poder explorar un trocito del caos" - Gilles Deleuze, Félix Guattari, "Del caos al cerebro, ¿Que es la filosofía?

Desde la visión de Montaner “la posibilidad del caos, se produce en un mundo en el que predomina la indeterminación, en un universo en el que... el futuro no está escrito... se produce en un mundo que acepta el vértigo de lo impredecible, lo inmensurable y lo infinito.

Tomando como base la Segunda Ley de la Termodinámica:

“En un sistema termodinámico cerrado (es decir, no intercambia ni masa ni energía con el medio externo) todos los procesos transcurren en el sentido del aumento de la entropía (incertidumbre, perdida de información, de orden, el caos)”

Montaner explica que “En la evolución del universo hacia el desequilibrio predominan la degradación y el desorden. Carácter seductor, un camino arriesgado de aproximación. Y agrega que “...el uso de la computadora aplicada al proyecto arquitectónico ha reducido el terreno de lo inmensurable y lo inimaginable... Empiezan a hacerse evidentes formas arquitectónicas dinámicas, fluidas, cinemáticas, estructuradas en las triangulaciones y
geometrizaciones de la computadora, que han potenciado los nuevos métodos de representación y de creación... En síntesis los nuevos sistemas de representación virtual están influyendo en la creación de formas reales.

Como ejemplo Montaner pone a Peter Eisenman y su pensamiento, basado en un antifuncionalismo, un antihumanismo y la atopía, conceptos que potenciados a través de las referencias de prototipos y modelos de Le Corbusier, Mies y Terragni, busca la superación de lo analítico formal y de lo analítico funcional, busca lo híper-analítico.

Denkmal für die ermordeten Juden Europas
Denkmal für die ermordeten Juden Europas | Peter Eisenman
Esta forma de pensar de Peter Eisenman es un viaje de influencias, empezando en el conceptualismo plástico de Robert Morris y Joseph Kosuth, atravesando por la gramática generativista de Noam Chomsky, hasta llegar a las Influencias postestructuralistas de Michel Foucault, Jean Baudrillard, Jacques Derrida y Gilles Deleuze, al final del viaje solo quedara el rechazo de la bella obra acabada.

Como influencias arquitectónicas trascendentales dentro de la obra de Eisenman, Montaner señala dos importantes, “el mecanismo formalista de la obra de Louis Kahn” y “el formalismo analítico de Colin Rowe, basado en la expresión de invariantes geométricas”. Ambas permiten a Eisenman llegar a una “sistemática destrucción del espacio doméstico tradicional” reflejada en proyectos tales como la Casa II y la Casa X.


House X
House X | Peter Eisenman
Montaner señala que la “Casa X, se plantea como perversión y critica radical al esquema de la Casa Domino de Le Corbusier”, y hace la siguiente confrontación colocando a la Casa Domino como “antropocéntrica y abierta hacia el horizonte. Tiene una estructura espacial horizontal y un carácter central. Es para un sujeto ideal, libre y feliz, que pretende controlar el territorio”, mientras que la Casa X aparece “fragmentada en formas laberínticas y pone en duda el mundo antropocéntrico. Tiene una estructura de visión vertical y un carácter suburbano. Es para un sujeto pos moderno y problemático, prisionero en un mundo irremediablemente escindido y caótico”.

Y es la Casa del Fascio, de Giuseppe Terragni, la que resume mejor los conceptos de Peter Eisenman, apunta Montaner. Al aparentar ser una obra unitaria, racionalista y cubica, Eisenman logra demostrar como en realidad “está basada en la disyunción, el desplazamiento, la dislocación y la fragmentación”.

En su ensayo “El fin de lo clásico” de 1984, Peter Eisenman plantea “la crisis definitiva de la representación del lenguaje, la verdad de la ciencia, y el sentido de la historia”. Sobre el trabajo de Eisenman, Montaner concluye “En su teoría y su obra, siempre quiere mostrar las crisis, no elude los problemas y desvela los conflictos sin caer nunca en el pensamiento consolador de las soluciones, de los lugares idealizados, de la precisión constructiva que maravilla o del contenido metafórico”.

Por ultimo Montaner expone a otros “malabaristas del caos”, tales como Elisabeth Diller y Ricardo Scofidio, con su exposición "Para-site" en el MoMA de New York.